Inicio Actualidad Baleares: el agua en el centro de la estrategia medioambiental de Marga...

Baleares: el agua en el centro de la estrategia medioambiental de Marga Prohens

La gestión del agua en Baleares centra el esfuerzo medioambiental del Govern de Marga Prohens

La gestión del agua en Baleares centra el esfuerzo medioambiental del Govern de Marga Prohens

La presidenta balear ha puesto en marcha diversos proyectos con una inversión significativa destinada al ciclo del agua, fundamental para garantizar el suministro sostenible en una comunidad que acoge a 18 millones de turistas al año

A las puertas de arrancar otra temporada turística de récord en Baleares y, a pesar de las lluvias caídas Semana Santa, el Govern de Marga Prohens se prepara ante la posibilidad de una situación “compleja”, marcada por la limitada disponibilidad de recursos hídricos y una creciente demanda de agua que puede suponer un gran desafío de cara al verano. Las reservas hídricas de Baleares están al 60% de su capacidad y se mantienen estables, por lo que, de momento, no se prevén restricciones o medidas limitadoras para el consumo. La máxima representante del Ejecutivo autonómico ha señalado que estarán “vigilantes” para ver la evolución de las reservas y la demanda de agua de cara al verano.

El agua es un bien muy preciado en Baleares cuyas principales fuentes hídricas provienen de los de pozos acuíferos, los embalses de Cúber y el Gorg Blau, tres plantas desaladoras, varias potabilizadoras y el agua regenerada procedente de las depuradoras. Recursos hídricos limitados en una comunidad que acoge un gran volumen de turismo al año. En 2023 llegaron a las islas casi 18 millones de turistas y se estima que la población visitante, consume el 24% del agua disponible. “Pese a estar rodeados por el mar, el agua es uno de los bienes más preciados, ya que, debido a nuestro clima, a las necesidades de la sociedad y a los efectos del cambio climático en el Mediterráneo, Baleares es vulnerable a sufrir situaciones de sequía y hay que prepararse desde ya para garantizar la sostenibilidad en la gestión del agua”, ha reconocido Prohens.

Los datos recientes del Observatorio de Sostenibilidad Medioambiental de Mallorca muestran una tendencia preocupante con una notable reducción del 28,51% en las precipitaciones durante 2022 con respecto al año anterior y una leve disminución adicional del 0,28% en 2023. Paralelamente, el consumo de agua ha aumentado en más de un 8%. El Observatorio ha destacado mediante un comunicado que “Mallorca se encuentra ante un desafío, enmarcado por el Objetivo de Desarrollo Sostenible 6, que busca garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos de cara al año 2030”.

MÁS:  La Rioja, Comunidad Valenciana y Baleares contrastan positivamente con percepción nacional

La presidenta balear puso en marcha el pasado mes de diciembre la Mesa del Agua con el fin de abordar los desafíos y retos de la nueva política hídrica dentro de un marco de unidad, colaboración y consenso. El objetivo principal del foro es analizar datos y explorar alternativas para asegurar el suministro de agua para sus diferentes usos y abordar la situación de sequía generalizada como un aspecto crucial dentro del marco más amplio de la gestión sostenible. Prohens ha subrayado el compromiso del Govern de invertir 600 millones de euros durante la presente legislatura en esta área, enfocando los esfuerzos en garantizar el suministro, mejorar la depuración y fomentar la reutilización.
Inversión “histórica” en el ciclo del agua

En materia de sostenibilidad ambiental y cambio climático, una inversión significativa irá destinada al ciclo del agua, fundamental para garantizar el suministro sostenible y preservar los ecosistemas locales. Una inversión de 130 millones de euros calificada de “histórica” por la presidenta del Govern. Además, los ayuntamientos recibirán 20 millones a través de los consells para mejorar el suministro de agua en sus municipios. El desembolso forma parte del llamado Pacto por el Agua, financiado con el Impuesto de Turismo Sostenible (ITS), que contempla entre sus objetivos reducir las fugas actuales de la red de agua, donde se pierde un 27%, una cantidad importante a causa del mal estado de las infraestructuras.

El Govern, a través de la Conselleria de la Mar i del Cicle de l’Aigua, también ha puesto en marcha una campaña para promocionar “el ahorro y el buen uso del agua para no ser vulnerables a situaciones de sequía”. Bajo el lema ¿por qué no le das al agua el valor que tiene? ¿Solo lo harás cuando falte?, la campaña busca “sensibilizar a la población sobre la importancia de este recurso e impulsar un cambio de comportamiento hacia su consumo y gestión”. La imagen de la campaña es un grifo goteando aceite de oliva, para equiparar el valor que se le da a este producto con el que se le otorga al agua. Una iniciativa que apela a la “responsabilidad de la ciudadanía, no sin antes haber tomado medidas desde las administraciones públicas, que tienen parte de esta responsabilidad”. Marga Prohens recordó durante la presentación de la campaña, el pasado 20 de marzo, que dejar abierto el grifo supone desperdiciar 12 litros de agua por minuto, que una lavadora a media carga consume 90 litros y que usar la cisterna del WC como papelera supone otros 12 litros. La campaña se difundirá en prensa, radio, televisión, medios digitales y redes sociales y llegará a los visitantes para que sean activos en prácticas sostenibles.

MÁS:  Ángel Ron recurrirá la orden del juez y promete evidencias 'contundentes' que invalidan 'la teoría del instructor'

Cero vertidos al mar

Preservar la calidad de las aguas es otro reto en cuanto a sostenibilidad en Baleares. El agua del litoral es un valor y los vertidos al mar preocupan. El presidente de la Federació d’Associacions Nàutiques per a Temes Ambientals (Fanmed), Gabriel Dols, trasladó a finales de marzo a Prohens la llamada Declaración 0VE (0 Vertidos), que insta al Ejecutivo autonómico y a todos los organismos públicos implicados a que cualquier inversión realizada en las depuradoras vaya enfocada a la reutilización del agua tratada y no a verter al mar, sobre todo si el nivel de depuración es deficiente. Reclaman la mejora de la depuración de las aguas para conseguir su total reutilización, como se ha hecho en otras zonas alejadas de la costa, en lugar de optar por la solución fácil del vertido a través de emisarios al mar, con el consiguiente ataque al ecosistema que conlleva. Tras reunirse recientemente con la presidenta balear y su conseller del Mar y el Ciclo del Agua, Juan Manuel Lafuente, Dols se ha mostrado satisfecho con la receptividad y la especial importancia de “la colaboración entre la administración pública y el sector privado, con más sentido común que ideología, en favor del equilibrio medioambiental, de tal manera que el agua tratada sea considerada no como residuo, sino como recurso”, según sus palabras.

MÁS:  Reunión de Ágora Diplomática: Xavier Espot, Jefe de Gobierno del Principado de Andorra, en la presidencia con embajadores europeos

Agua regenerada para uso agrícola

En Baleares también se están tomando medidas para enfrentar los desafíos hídricos y promover prácticas sostenibles en la agricultura, optimizando el uso de aguas depuradas y regeneradas. La situación de los acuíferos en Baleares, sobreexplotados ya en algunas islas, y la competitividad de las explotaciones agrarias con regadío, para las que el agua es vital en su estructura de costes, hace necesario continuar con actuaciones para mejorar de cara al futuro. En las islas hay unas 13.000 hectáreas de regadío, de las cuales sólo 3.604 se nutren de aguas regeneradas. El Ejecutivo autonómico se ha comprometido a elevar el uso de agua regenerada para riego agrícola del 42% actual al 60%, cumpliendo con el Plan General de Aprovechamiento y Optimización de Aguas Regeneradas con destino al regadío de las Illes Balears que engloba hasta 18 proyectos en todas las Islas, y que está previsto que se ejecuten hasta 2027.

El Plan también incluye otros programas de actuación de inversión en infraestructuras, de explotación y mantenimiento de las infraestructuras, de consolidación y modernización del regadío existente, de asesoramiento y formación, de fomento de actuaciones de investigación e innovación, actuaciones compensatorias de la calidad del agua, para impulsar la eficiencia energética y actuaciones medioambientales y de restauración de los entornos de las balsas.

El Govern también ha puesto en marcha la Mesa de Respuesta y Adaptación del Sector Agrario al Cambio Climático que tiene como objetivo impulsar y coordinar las acciones de las diferentes administraciones agrarias para lograr un modelo agrario productivo, rentable, resiliente y sostenible. La inversión en esta área se centra en asegurar el suministro, mejorar la depuración, fomentar la reutilización, explorar alternativas y buscar acciones concretas para mitigar y adaptarse al cambio climático en la industria agraria.


- Te recomendamos -
Artículo anteriorUna jornada de formación y talento en el Barcelona Open
Artículo siguienteEl tiempo para hoy en San Fernando, 15 de abril de 2024